Tener Wi-Fi gratis es excelente. pero mucho CUIDADO.

La única manera de protegerte contra el robo de los datos de tu tarjeta es usar la banca móvil para realizar compras u otros movimientos de banco por Internet.

Al desconectar Wi-Fi te puedes librar de tres problemas a la vez: la descarga rápida del acumulador, la conexión automática a una red fraudulenta, y también la publicidad excesiva. Por cierto, para evitar la última, puedes instalar en tu navegador la extensión DoNotTrackMe, la cual no permite rastrear los movimientos del dueño del dispositivo.

VPN, o red virtual privada, te da la posibilidad de conectarte a Internet de forma anónima. Es decir, la página a la que vayas a acceder, no verá tu IP sino el IP de la red virtual.

Este tipo de redes tiene sus desventajas también: la velocidad de la conexión será más baja, y una gran cantidad de ellas son de paga. Aunque, por lo general, no son caras y también existen servicios gratuitos en la mayoría de los proveedores VPN.

La mayor parte de los dispositivos, ya sea un smartphone o una tableta, memorizan la red que has usado aunque sea una vez y se conecta a ella automáticamente. Los estafadores podrían crear su propia red con el mismo nombre. Usando este truco, los maleantes obtienen el acceso a la información de tu cuenta y, si son más hábiles, a los datos financieros del usuario.

Muchas veces los estafadores crean redes con nombres muy parecidos a un canal que ya existe. La diferencia es que el acceso a la red original requiere una contraseña, y a una red falsificada, no. Por eso, antes de conectarte a una red gratuita, pregúntale a su dueño el nombre exacto de ésta.

Siempre usa la versión más reciente de tu antivirus. Los hackers todos los días crean nuevas maneras de hackear dispositivos, por lo tanto, el antivirus debe ser “fresco”. Además, los antivirus te avisan cuando te conectas a una red posiblemente sospechosa.

Las redes gratuitas que no te piden ningún paso adicional para acceder a ellas, pueden ser sospechosas. Por tu seguridad, elige redes que te pidan introducir un código enviado a tu móvil para conectarte. Esto te protegerá contra los estafadores que duplican los nombres de las redes gratuitas.

A pesar de que parezca obvio que no es bueno anotar contraseñas de diferentes servicios en tu tableta, láptop o móvil, muchas personas lo hacen. Este descuido les hace la vida más fácil a los estafadores. Por eso si anotas esta información en tu computadora, usa administradores de contraseñas que mantengan esta información en versión encriptada.

Las redes falsas también pueden redirigirte a sitios web bien conocidos, excepto que, en realidad, sólo están recopilando tus datos personales. Si ves algún símbolo extraño en la URL de un sitio web familiar, lo más probable es que esta página no sea auténtica. Google.com y ɢoogle.com no son lo mismo. Asegúrate de utilizar un navegador fiable y seguro porque un buen navegador detectará tales diferencias y te advertirá.

Saber si la página está usando una conexión protegida es muy fácil: en la barra de dirección, en vez del acostumbrado http:// verás https://. Algunas páginas, por ejemplo, Google, siempre usan la conexión protegida para enviar datos.

Fuente: genial.guru

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *